• Fue la pregunta que me hice luego de varios años en la industria de la moda sostenible.
    La respuesta la encontré en Malta enseñando un taller llamado “El arte de reciclar” a niños de África, Libia y Siria. Allí tuve la oportunidad de investigar, con las madres de los niños, en qué condiciones llegaba la ropa usada que enviábamos de Europa a sus países.
    Para mi sorpresa, las donaciones no llegan a estos países como beneficio solidario, si no que se ha creado un negocio de reventa que ha destruido la economía local.
    Además, si tenemos en cuenta que el 60% de esas prendas son de poliéster (plástico) que tardan más de 200 años en degradarse. Y que, cuando lo hacen, contaminan el suelo, el agua y el aire.
  • Es decir que no sólo estamos destruyendo su economía, sino que estamos también, contaminando sus recursos.
    Esto sucede porque no hay un modelo de negocio de segunda mano que soporte un ciclo de compra-venta de prendas como el que necesitamos para paliar el consumo actual.
    Por lo cual, se envía a otros países.
    Esta situación destruyó mis ganas de crear algo desde cero, obligándome a crear algo desde el desecho.
    Entonces: el camino era al revés.
    Así finalmente, nació MENOStrash.
1 de 3
  • IMAGINACIÓN

    Porque quien no imagina nada más allá de lo que ve cada día, nunca se animará a explorar el mundo. Por eso tenemos la capacidad de crear, de generar ideas, solucionar problemas, hallar caminos distintos y transformar el entorno.
  • SENCILLEZ

    Porque reducimos todo a lo esencial, y nos concentrarnos en lo más importante. En un mundo lleno de distracciones y complejidades, abrazamos la simplicidad como una guía para vivir de manera más plena y significativa.
  • GRATITUD

    Damos valor a cada puesto de trabajo, a cada uno de los miembros de la organización, a las personas y empresas que trabajan con nosotros, a nuestros clientes, a los recursos y al planeta que hace posible que existamos.
  • KAIZEN

    Mejoramos como las plantas poco a poco, orientamos nuestras actividades a proponer diariamente mejoras para aumentar la propuesta de valor creando nuevos elementos que nunca se han ofrecido a los clientes.
  • ILUSIÓN

    Mantenemos la vista en nuestro objetivo con una mentalidad positiva, uniendo optimismo y aceptación. Es una elección que perdura en el tiempo porque amamos lo que hacemos y nos comprometemos a cuidar nuestro planeta.
1 de 5